martes, 23 de agosto de 2016

Review Gourmet: 3er Piso - Restaurant a puertas cerradas

Hola a todos!

Hoy quiero contarles sobre una experiencia culinaria muy especial que vivimos hace un par de meses atrás


3er Piso



Primera impresión:
Antes de describir correctamente esto, hay que aclarar algo. Un restaurante a puertas cerradas es justamente eso. No es un local a la calle dónde llegas y podes darte una idea de su apariencia. 

Ahora si. Luego de hacer la reserva y que nos dieran su dirección, nos dirigimos en cierto modo llenos de emoción por ser la primera vez que íbamos a un restaurant de estas características. Llegamos sin entender mucho de su metodología a un edificio en Puerto Madero. Fuimos hacia el ascensor y bajamos en el tercer piso en busca del tan ansiado restaurant. 

Y acá voy a citar lo mismo que dicen en su página web:
19HS, LLEGAS, LA DUEÑA DE CASA TE DA LA BIENVENIDA Y TE ENCONTRÁS CON LOS AROMAS DEL MENÚ, EL COCINERO ULTIMANDO DETALLES, LA CAMARERA, YA QUERÉS AGARRAR EL CELULAR Y MOSTRAR DONDE ESTAS, ESPERA, VAMOS A CONOCER AL COCINERO, RECORRAMOS EL LUGAR [...]

Sinceramente eso es lo que pasa. Entrás a un lugar que yo sólo puedo describir cómo mágico. La cocina expuesta a todos da una sensación única de ser partícipe de todos los momentos que van a pasar en ese lugar. La decoración es cálida, hogareña pero asimismo denota categoría.

Bebida:
El menú incluye agua (con o sin gas) y en la parte de vinos trabajan con las bodegas Nieto Senetiner. 

Comida:
Llegamos al momento especial. Ofrecen un aperitivo y un menú que incluye 5 pasos, el cual pueden ver en su página web. El menú es fijo aunque adaptable en caso de alergias, o si no comen algo en especial. Es importante transmitir esta información al momento de la reserva. 

Entrando más en esta experiencia, vamos a tener diálogo con el cocinero, lo que nos permite en cierto modo adaptar un poco el menú (si no te gusta mucha cantidad de algo, se puede ajustar ahí). 

Más abajo están las fotos de casi todos los platos... nos olvidamos del risotto porque las ganas de comerlo vencieron a las ganas de sacar la foto!
El menú es gourmet, por ende podemos asociar que son platos chicos, cómo de degustación. Si son de comer una zapatilla de milanesa, si, será un plato chico, pero les aseguro que es difícil terminar los 6 platos totales que van a disfrutar a lo largo de las horas. 

Vayan leyendo las aclaraciones después de cada foto, porque quiero que entiendan que a veces podemos prejuzgar una comida por una mala experiencia y a veces es necesario animarse a probar cosas nuevas. 

Aperitivo: Ceviche de lenguadoen ají amarillo
Este ceviche fue un placer absoluto en mi paladar. Perfectamente equilibrado entre la acidez y el picor dónde aún se puede saborear el lenguado que es mi pescado favorito para comer crudo o en ceviche. La cremosidad que le añadió el toque de palta junto con el aporte crocante de los rabanitos hacen que este aperitivo sea un despertador para todo tu paladar. 

Paso 1: Mollejas, espárragos y zanahorias glaseadas
Las mollejas en mi vida nunca fueron algo que deseara comer. La única vez que las probé allá por mi niñez, eran gomosas, grasosas y horribles de sabor. Desde entonces no volví a comerlas, hasta que vine acá. Tampoco había comido espárragos en mi vida. Fue un plato completamente fuera de mi zona de confort y me animé a probarlo y fue una danza en el paladar. Las mollejas estaban crocantes, deliciosas y acarameladas. La cocción de la zanahoria fue perfecta y los espárragos eran una maravilla. 

Paso 2: ensalada de Verdes, Brie, remolacha, Sal de tocino y semillas tostadas
Esta increíble ensalada fue deseosa de comer desde que llegó a la mesa. En muchos lugares una ensalada de verdes trae sólo lechuga pero ésta estaba llena de variedad. Lechuga, espinaca, endivias tibias, una remolachas cocidas a la perfección que hasta mi marido, reticente siempre al sabor "a tierra" de la misma, comió con todas las ganas. Estaba todo condimentado en una forma equilibrada y perfecta y el tener esa combinación de temperaturas le dió un toque especial. 
Paso 4 (si, faltó el 3 que es el risotto): Ternera al malbec, crema de papas y suave gremolata
Lamento que no esté la foto del risotto. Fue muy cremoso y satisfactorio! Y realmente no tengo mucho más para decir más que saboreamos el primer bocado y devoramos el resto!

Esta foto pertenece al plato final de los principales, una ternera que se deshacía en la boca. Fue importante algo que nos dijo el chef: para experimentar el sabor máximo de este plato, hay que probar la carne, con un poco de puré y gremolata, todo junto. La ligera acidez de la gremolata empuja todos los sabores más allá en el paladar. 

Paso 5: Cremoso de chocolate, crocante, almendras y cítricos macerados en jenjibre
Y llegamos al postre! Este fue otro plato fuera de mi zona de confort. Algo que aprendimos con el tiempo es a no juzgar platos solo por los ingredientes ya que muchas veces una pequeña cantidad de algo hace que el plato se transforme de rico a fenomenal. Y este es uno de esos casos. Chocolate, cítricos dulces y levemente amargos y jengibre, nunca hubiera imaginado tal combinación, pero acá estaban, en mi plato y fue algo inexplicable. La gota que rebalsó el vaso de sabores. 
Lágrima con copete


Y claramente ninguna cena está terminada sin el cafecito con biscotti casero. 

A parte de esto nos sirvieron panes caseros de diferentes tipos y manteca, presentada de una forma muy inusual con granos de sal marina y especias frescas


Todos los platos están realizados a la vista en la cocina abierta al salón y se puede ser partícipe de algo que normalmente está detrás de un telón: la delicadeza con la que se viste cada plato. 



Platos recomendados:
Absolutamente todos. 

Experiencia:
Acá me voy a explayar un poco más ya que la experiencia de esta cena no es solo culinaria. Uno puede arribar a partir de las 19hs, no hay recambio de mesas, por lo que la cena puede durar mucho. Nosotros llegamos pasadas las 20hs y nos retiramos casi antes de la 1 de la mañana, por lo que nuestra experiencia fue de 4 a 5hs en el lugar. Es por esto mismo que esta experiencia no es para todos. No es ir a comer para después salir. Ésta tiene que ser tu salida, exprimir esta experiencia al máximo. 

Al llegar, los detalles tienen lo suyo: cada menú está personalizado con el nombre de cada comensal y los porta servilleta son una llave, cómo dándote la bienvenida a abrir un mundo de sabores.

Desde que llegas vas a encontrarte en una situación cómo la de ir a comer a casa de amigos, dónde vas a conocer gente nueva en una fiesta y dónde el diálogo se une entre todos durante el aperitivo y parte de la cena. Charlas con los anfitriones, con el cocinero, con la gente que va llegando.

En la gran mesada dónde están preparando todo, es dónde se puede ser partícipe de una parte de esta experiencia. Nosotros tomamos el aperitivo ahí junto con el primer paso, conociendo un poco a la gente y viendo al cocinero hacer su magia. 

Pros:
  • Excelente comida y sabores
  • Excelente atención, no solo personal sino también a los detalles del lugar
  • Todo es casero y realizado a la vista
  • El lugar se siente muy agradable como para quedarse gran cantidad de horas

Contras:
A mi parecer, por la experiencia que yo tuve, no tiene contras.

Rango de precios:
No hay mucha elección acá. El menú 5 pasos + aperitivo + agua + café $800 por persona. El vino se puede comprar por botella o copa (por copa es ideal ya que van dando maridaje de vinos a los platos) y también aceptan que lleves vos el vino que quieras y te cobran por el descorche $95

Pensamientos finales:
Definitivamente es un lugar que me permitió explorar sabores que no habia probado en mi vida. Emiliano disfrutó muchísimo la experiencia también y definitivamente no vemos la hora de regresar. Es un lugar que recomiendo que experimenten ya que participar de la creación de los platos, del emplatado y ver la cara de satisfacción del chef cuando los comensales disfrutan de su comida, es algo que no van a ver en todos lados. 


Espero algún día puedan disfrutar de esta experiencia.
Saludos
xPAUx